Categorías
Idiomas

Aprender inglés es fácil. Conoce 7 razones que confirman esta afirmación

El inglés es un idioma fácil. Y más: me atrevo a decir que es muy fácil. Si piensas que estoy exagerando, a continuación te explicaré por qué aprender y hablar inglés es más fácil de lo que la mayoría piensa.

Aprendiendo otros idiomas, me di cuenta de lo fácil que es el inglés. Diferente del español, por ejemplo, no hay muchas conjugaciones, excepciones y ni siquiera mucha gramática. Esta es, sin duda, una de las razones que hacen que el inglés sea un idioma más fácil de dominar.

Sin embargo, entiendo a las personas que piensan que el inglés es difícil porque se sienten desmotivadas cuando todos los libros de gramática y la forma como se aprende inglés en la escuela se concentran casi exclusivamente en las diferencias que hay entre el español y el inglés. Es casi como si el que enseña se centra en mostrar exactamente los aspectos menos interesantes de este idioma, las excepciones y los tiempos verbales que casi nunca vamos a utilizar al hablar en inglés.

Inglés - Aprender inglés es fácil. Conoce 7 razones que confirman esta afirmación

No obstante, te aseguro que se puede ver “el vaso medio lleno” en lugar de “medio vacío”; por ello, a continuación te mostramos 9 razones por las que aprender inglés es fácil:

1. En inglés no hay muchas conjugaciones, y las que existen no son difíciles

La conjugación no cambia en función de los pronombres personales (yo, tú, él…). Normalmente, sólo es necesario agregar la “s” al final de la tercera persona (él, ella, eso…).

2. No hay diferencia entre masculino y femenino

¡Lo que ya es un alivio! No es de extrañar que veamos cómo sufren extranjeros para aprender lo que, en español, viene precedido de “el” o de “la”.

3. Hay ciertas palabras similares en español

Una serie de palabras en inglés son muy similares en español. Son los llamados “cognados” (lo contrario de “falsos cognados”). Es el caso, por ejemplo, de “comedy” y “comedia”, “competition” y “competencia”, “future” y “futuro”, “idea” e “idea”, “different” y “diferente”, “important” e “importante”, sólo por nombrar algunos. Además, muchas palabras de origen inglés ya son muy frecuentes en nuestro vocabulario diario, como “online”, “internet”, etc.

4. Hay palabras en inglés que también tienen su origen en el latín

Aunque es una lengua germánica, el inglés sufrió la influencia del latín, que fue el idioma del poder en Gran Bretaña durante tres siglos y medio. De este origen común surgieron palabras como “albatros” (albatros), “bishop” (obispo), “pope” (Papa), “monk” (monje), por ejemplo.

Consejos para estudiar en el extranjero. Aprender inglés es fácil. Conoce 7 razones que confirman esta afirmación

5. La gramática es mucho más simple que la del español

No hay declinaciones y la conjugación de los verbos es prácticamente invariable.

6. En inglés, la solución más sencilla, normalmente, es también la mejor

Las frases más simples suelen ser las más acertadas. Para hablar o escribir bien en inglés, la mejor opción son siempre las frases simples, sin perderse en fórmulas muy complejas, que a menudo caracterizan al español.

7. La ortografía es mucho más fácil que la del español

No hay acentos o diéresis, por ejemplo. Y, en general, la ortografía es mucho más sencilla.

 

Categorías
Idiomas

Aprender inglés no tiene por qué ser difícil

Cuando no tienes mucho tiempo para estudiar o sientes que no estás teniendo mucho progreso con tu aprendizaje de inglés, es difícil mantenerse motivado para no abandonar o posponer tus estudios; esto es algo común que, sin embargo, debemos superar. Por ello, si realmente quieres progresar, no debes de rendirte; aprender inglés es un reto que se puede superar.

En este post te mostramos un par de consejos fáciles para aplicar y tratar de aprovechar al máximo tus estudios; así como el tiempo que tienes disponible para estudiar. Ponlos en práctica:

Cuando estés estudiando inglés, mantente alejado de las distracciones

Es importante siempre tratar de pensar en inglés, pero esto puede ser difícil si las personas alrededor te interrumpen o te hacen hablar en español, por ejemplo. Evita que esto suceda avisando a las personas pertinentes que estás estudiando y no puedes ser interrumpido. Así mismo, cuando no te encuentres en una clase en línea, o escuchando música, utilizar los auriculares es una buena manera de mostrar a todos que te estás concentrando en algo; reduciendo, al mismo tiempo, la posibilidad de que alguien te interrumpa.

Además, apaga la televisión y tu celular, o al menos déjalo alejado de ti, evitando responder mensajes o ver las últimas notificaciones de tus redes sociales.

Descubre cómo puedes aprende mejor

Todo el mundo aprende de una manera y estilos diferentes. Entender cuál camino es la clave para que puedas estudiar y aprender con más facilidad es algo esencial. Si aprendes mejor cuando hablas y escuchas; entonces practica tu pronunciación cada vez que puedas; por ejemplo, repitiendo canciones o diálogos de películas. Pero, si  eres un estudiante más reflexivo, toma un tiempo para leer y escuchar, para ver dónde y cómo aplicar lo que estás aprendiendo.

Estudia fuera de las clases

El profesor enseña, pero es verdad que el verdadero conocimiento sólo es impulsado por uno mismo. Incluso el mejor profesor del mundo sólo va a conseguir ayudarte si te encuentras preparado, motivado y comprometido en aprender. Esto significa que debes separar un tiempo para estudiar y practicar cuando no te encuentres teniendo clase en el aula. Para ello puedes llevar a cabo actividades y ejercicios de inglés, buscar temas que generaron dudas, escuchar música o, incluso, hablar con alguien en inglés; ya sea de manera oral o escrita.

Busca mantenerte motivado

Por lo tanto, ahora que ya sabes cómo ser más productivo al aprender inglés, es la hora de poner manos a la obra, hacer tu plan de estudios e iniciar. Para mantenerte motivado y no dejar tus estudios de lado, recuerda por qué es que deseas aprender inglés y mantente concentrado en tus objetivos.

Poniendo en práctica estos cuatro sencillo consejos, pronto te darás cuenta que tu aprendizaje de inglés comenzará a mejorar. Como mencionamos en el título, aprender inglés no tiene porque ser difícil o pesado; al contrario, puedes hacer de este aprendizaje algo relativamente sencillo y divertido. No olvides ser disciplinado, ya verás que pronto podrás disfrutar de los resultados de tu aprendizaje.

Categorías
Educación Idiomas

5 consejos a la hora de enviar un e-mail en inglés

En un mundo cada vez más conectado, saber hablar otro idioma se ha convertido en casi una obligación a la hora de buscar un empleo. Y como tenemos presente la mayoría de nosotros, la lengua más solicitada en el mundo de los negocios es, sin duda alguna, el inglés.

Cometer un error al escribir o hablar en alguna expresión extranjera puede costar caro cuando hablamos de una selección de una plaza o en el cierre de un trato de negocio. Y esto no es diferente en un ámbito donde necesitemos realizar nuestro currículum en inglés.

De hecho, para quien se preocupa sólo por el placer, saber otro idioma es fundamental en un viaje a, prácticamente, cualquier país del mundo.

Por ello, en esta ocasión hemos preparado cinco consejos que pueden ayudarte a escribir un buen correo electrónico; y con ello, mejorar tus oportunidades de obtener un empleo en el extranjero.

El primer paso es el cuidado con la estructura del e-mail. Pensar en el destinatario para después elegir el tono de formalidad del mensaje que será enviado es algo esencial. Recuerda que las expresiones usadas en el cuerpo del email deben de reflejar seriedad y compromiso. Por lo que no debes usar un lenguaje cotidiano (el típico de las películas o series, por ejemplo).

El segundo paso es definir el tema y el objetivo del texto. Utiliza expresiones como “I am writing to…” (Estoy escribiendo…) o “I’ve told you…” (Como he dicho…). Es importante recordar que el e-mail no es una prueba de redacción para evaluar tu vocabulario; pero sí se trata de una buena práctica de comunicación, donde podrás demostrar tus habilidades escritas con la lengua.

El tercer punto es el saludo. Si estás escribiendo para los compañeros de trabajo, amigos o familia, lo más indicado son términos como “Good morning! How are you?” (¡Buen día! ¿Cómo estás?). Pero si lo haces para un medio corporativo en el que participan clientes o superiores, lo ideal es utilizar “Dear Mrs” (para las mujeres) y “Dear Mr” (para los hombres).

El cuarto punto es huir de la traducción palabra por palabra, el idioma extranjero debe ser seguido en su forma original. Por ello no busques emplear un simple diccionario y traducir todo tu currículum que ya tienes escrito en español; esto va a arruinar por completo tu currículum en inglés. Lo ideal es entender el sentido de las oraciones, qué es lo que deseas expresar; y no el intentar traducir todas las palabras tal cual aparecen en un diccionario. Recuerda, antes que por palabras, cualquier lengua se encuentra conformada por ideas. Así, presta atención a las ideas de tu currículum e intenta expresarlas de la mejor manera en inglés.

Nuestro quinto y último consejo, aunque no por ello menos importantes; es que, en el momento de la despedida, la formalidad debe ser mantenida (no te relajes conforme avances en la redacción de tu texto). Para ello, intenta utilizar expresiones como “Best regards” (seguido de tu nombre), o “Sincerely” (Sinceramente), que son expresiones muy formales y pueden ser utilizadas en un entorno de trabajo.

Categorías
Educación

Cómo estudiar inglés por cuenta propia

Independientemente de la razón que alguien tenga para estudiar un idioma, ya sea inglés, francés, español o chino, lo que siempre debemos de tener en cuenta para obtener éxito es la persistencia. ¿Por qué? Puesto que es inevitable querer expresarse en cualquier idioma con la misma fluidez que hacemos en nuestro propio idioma. Como esta fluidez no surge de la noche a la mañana, el secreto está en no darse por vencido.

Es normal sentir esa ansiedad en construir frases complejas y con fluidez, o incluso, en ver un vídeo sin subtítulos y comprender todo (o casi todo). Sin embargo, debemos de transformar la ansiedad en un aliciente y no en un obstáculo.

Por ello, a continuación te damos algunos consejos esenciales sobre cómo estudiar inglés por cuenta propia (y que pueden aplicarse a cualquier otra lengua):

  • Elige un tema ideal: Para facilitar cualquier aprendizaje, en primer lugar, piense en el tema o el área que más llame su atención. Admitámoslo, es mucho más fácil escuchar, leer, aprender y hablar sobre algo que nos gusta, ¿no es así? Si te gusta el deporte, la economía o la decoración, no importa. Entrar en contacto con los materiales de nuestros temas favoritos nos facilitará el mantener el interés.
  • Buscar materiales sobre este tema: Una vez elegido el tema de interés, busca materiales sobre él. Pueden ser revistas o periódicos en línea, blogs, libros, canales de televisión, música, documentales, etc. Rodéate de una amplia variedad de materiales para que tu cerebro sea estimulado de todas las formas posibles.
  • Haz inmersiones en el idioma: Utilice todo el material recopilado para hacer una inmersión en el idioma. ¿Has notado que las personas que hacen un intercambio parecen aprender el idioma en menos tiempo? Esto se debe al hecho de que reciban estímulo 24 horas por día y de todas las formas posibles. Por eso, trata de simular el mismo escenario en tu día a día.

Hecho esto, recuerde que el enfoque en un idioma que no es sólo memorizar vocabulario. Sino saber expresarnos como en nuestra propia lengua. Por ello no sirve de mucho el aprender una palabra nueva hoy y nunca más usarla. Así, da preferencia a la calidad sobre la cantidad.

Consejos para estudiar inglés por cuenta propia
Consejos para estudiar inglés por cuenta propia

En caso de que tengas una duda sobre una estructura gramatical, la respuesta se encuentra en la investigación, la lectura y el estudio sobre el tema. De esta forma, el conocimiento se hace más sólido.

Para mantener un aprendizaje más natural y menos opaco, trata de hacerlo de la siguiente manera: combina un día para aprender cosas nuevas (input) y otro día para practicarlas, ya sea haciendo ejercicios sobre el tema o dialogando con alguien (output).

Disfruta de la amplitud de la información con la que contamos en internet y en otros medios de comunicación disponibles para buscar y practicar. Usa tu tiempo de transporte (ya sea en el autobús, en el metro o en el coche) para estar en contacto con el idioma. Dedica al menos una hora de tu día para escuchar, leer o ver algo relacionado con esta lengua. Así, tu cerebro estará constantemente activo y el aprendizaje se volverá más fácil y placentero.

Categorías
Educación

Mejores países para estudiar inglés y trabajar en el exterior

Cambiar de aires, conocer culturas diferentes, adaptarse a un nuevo ritmo de vida. Para quien quiere vivir y trabajar en el exterior, estos cambios son de las primeras cosas que se espera después de la llegada a un nuevo país.

A fin de cuentas, este es un gran paso, que puede ser planificado y llevado a cabo de varias formas posibles.

La primera cosa que tienes que decidir es el lugar de destino. La mayoría de las personas opta por los países de habla inglesa, ya que el dominio del idioma es una necesidad cada vez mayor del mercado de trabajo y del mundo académico

De esta forma, es posible optimizar la experiencia y el aprendizaje de algo nuevo y necesario al mismo tiempo que la experiencia internacional toma forma.

Cuando se habla de aprender inglés, los Estados Unidos son el primer nombre que viene a la mente. Sin embargo, el alta del dólar puede desanimar a muchos interesados, que han dado preferencia a los lugares que encajan mejor en el presupuesto, al mismo tiempo que tienen leyes de inmigración más favorables.

Cuando se busca este conjunto de características, tres países destacan bastante: Australia, Nueva Zelanda e Irlanda, que pueden ser considerados como algunos de los países más acogedores y agradables para quien quiere vivir y trabajar en el exterior.

Australia

Con el segundo mayor IDH (Índice de desarrollo humano) del mundo, Australia se destaca a nivel mundial por las políticas de incentivo a la inmigración.

El país es extenso territorialmente, con frecuente escasez de mano de obra en diversos sectores de la economía.

Además, las instituciones de educación del país se encuentran entre las más prestigiosas de todo el mundo y son muy abiertas a estudiantes extranjeros.

Hay varios tipos de visas de trabajo que permiten la estancia permanente en el país. Si tu intención es el cambio en definitiva, vale la pena revisar las modalidades con antelación, ya que algunas de ellas son posibles después de la finalización de un curso hecho allí. Con una planificación adecuada, se puede hacer todo lo que se necesita para obtener de una vez por todas el visado permanente en el país.

Nueva Zelanda

Así como Australia, Nueva Zelanda es uno de los mejores países del mundo para quien quiere vivir y trabajar en el exterior.

Su población pequeña no es suficiente para cubrir todas las plazas disponibles en el mercado de trabajo, lo que abre oportunidades para personas de todo el mundo.

El mismo esquema de visado de trabajo y estudios puede ser hecho en Nueva Zelanda, garantizando el pago de los gastos de viaje y de la estancia. Si sólo quieres conocer el país para ver si realmente es tu mejor opción de vivir y trabajar en el extranjero, vale la pena buscar un visado de curso temporal, que permite una estancia de hasta 14 semanas, o de trabajo o de vacaciones, que dura hasta ocho semanas.

Vale la pena buscar con antelación las posibilidades de visado permanente de Nueva Zelanda, ya que el país suele ofrecer esta oportunidad a las personas que encajan en algún perfil que se está buscando para el trabajo o para aquellos que ya están ahí por algún tipo de intercambio.

Irlanda

Este es uno de los países donde vivir y trabajar en el extranjero siempre ha sido más fácil. Esto se debe al hecho de que Irlanda permite el famoso visado de estudio y trabajo, que acepta que los estudiantes trabajen hasta 20 horas por día, si están matriculados en un curso de idiomas acreditado, por más de 25 semanas, y que cumplan con determinados requisitos.

Visado: es necesario tramitar el visado con permiso de trabajo y estudio, comprobando que ya estás matriculado en el curso y que estás en condiciones de permanecer en el país en ese período.