Categorías
Educación

Música clásica para estudiar

Música clásica para estudiar

Lo que indican las investigaciones

Un estudio conducido por la Universidad de Caen, en Francia, realizó una prueba con estudiantes pertenecientes a 249 universidades. Todos ellos contaban con el mismo nivel de conocimiento; por lo que fueron divididos en 2 grupos. Ambos grupos tuvieron que asistir a una conferencia y, después, tenían que resolver una prueba basada sobre lo que aprendieron en ella. No obstante, uno de los grupos asistió a la conferencia en tanto sonaba música clásica.

Los resultados indicaron que el grupo que asistió a la conferencia escuchando música clásica logró tener un aumento de atención y resultados más satisfactorios; esto, si se comparaban los resultados con los de los alumnos que no escucharon las canciones.

Otra investigación británica, concluyó también que escuchar música durante el tiempo de estudio puede mejorar el rendimiento de los estudiantes, de manera general. Sin embargo, la investigación muestra que los estudiantes que escucharon música clásica durante sus estudios tuvieron un rendimiento promedio de 12% mejor en sus exámenes de matemáticas. Pero, no necesariamente el resultado fue debido a la música clásica. Y es que, para lograr buenos resultados, el estilo de la música debe ser seleccionado según la disciplina a ser estudiada. Cabe señalar que el estudio fue financiado por el servicio de música en línea, Spotify.

Efectos de la música

Pero la música clásica no sólo ayuda a mejorar el rendimiento académico; ya que también ayuda en el rendimiento de la memoria de los individuos con DDA (Déficit de Atención) /TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), minimizando los síntomas de estos problemas de salud.

El efecto de la música en el rendimiento de la memoria varía de persona a persona. Por ello, si consideras que la música no funciona para ti, es decir, si llega a interrumpir tu concentración, o dificulta tu memorización; entonces debes de encontrar, o el mejor tipo de música, o dejar de escucharla mientras estudias (pudiendo preferir, por ejemplo, el silencio). Por lo tanto, lo ideal es hacer varias pruebas hasta encontrar el estilo que más se adapte a ti. Además, cabe señalar que dentro de la música clásica, podemos encontrar un buen número de estilos.

Escuchar música instrumental, ya sea clásica o rock, es un excelente consejo para todas aquellas personas que no pueden concentrarse o no toleran en absoluto la música clásica; ya que las palabras de la canción no interfieren en tu estudio. Ahora, si se trata de una actividad que se encuentre mucho más ligado al ámbito de la creatividad, la música pop puede ser una buena garantía para encontrar nuevas ideas.

Mejores temas y compositores de música clásica para estudiar

Para ayudarte en tu selección de canciones de música clásica ideales para estudiar, hemos preparado una colección de obras con este objetivo. Las opciones que se indican tienen al menos una hora de duración—, además de versiones en 432Hz — para que, de esta forma, puedas realizar tus actividades sin interrupciones o simplemente relajarse. Para escucharlas, puedes optar por descargarlas; o bien, ingresar a Spotify o Youtube, ya que prácticamente todas las canciones que te mostramos a continuación aparecen en ambos servicios. Además, cabe señalar que los compositores y los temas que te presentamos a continuación son considerados como los mejores a la hora de concentrarse y relajarse; por lo que son excelentes tanto para trabajar, como para estudiar (o cualquier otra actividad que necesite del máximo de atención). Echa un vistazo:

Wolfgang Amadeus Mozart (1756 – 1791)

  • The Best of Mozart (2 horas)
  • The Best of Mozart: Piano Sonatas (3 horas)
  • Sleep Like a Baby: Mozart’s Piano Music with Soft Rain (3 horas)
  • Mozart Effect (2 horas)
  • Mozart Volumen 2 : Heal The Body (1 hora)
  • Deep Sleep Music – Mozart @ 432 Hz | Sonata Nº 10 C Major – Allegro Moderato (1 hora)
  • Meditate with Mozart @ 432Hz Classical Piano (1 hora)
  • The Best Of Mozart – Slowed Down @ 432Hz (4 horas)

Ludwig van Beethoven (1770 – 1827)

  • The Best of Beethoven (2 horas)
  • La sinfonía Nº 9 (1 hora)
  • Beethoven – Moonlight Sonata (2 horas)
  • Beethoven para Estudiar (3 horas)
  • Symphony N 9 – 432 Hz (1 hora)
  • Deep Sleep Music – Beethoven @ 432 Hz – Sonata Opus 8 (1 hora)

Antonio Lucio Vivaldi (1678 – 1741)

  • The Best of Vivaldi (2 horas)
  • Best of Vivaldi |Four Seasons | relaxation and concentration (8 horas)
  • Antonio Vivaldi – I Solisti Veneti ” (6 horas)
  • Antonio Vivaldi – La Serenissima (1 hora)
  • Antonio Lucio Vivaldi 12 Conciertos for Violin & Oboe, Op. 7 (2 horas)
  • A Vivaldi La Stravaganza 12 conciertos para violín de Op. 4 (2 horas)
  • Antonio Vivaldi – Four seasons – complete at 432 Hz (1 hora)

Johann Sebastian Bach (1685 – 1750)

  • The Best of Bach (2 horas)
  • The Best of Bach – for Studying, Concentración, Relajación (5 horas)
  • Johann Sebastian Bach Violin Concertos (2 horas)
  • Johann Sebastian Bach: Conciertos For Oboe & Oboe D’Amore (1 hora)
  • J. S. Bach – Brandenburg Concerti Nuestros 1-6 – 432 Hz (2 horas)
  • Play List Bach Cello Suites – 432 Hz (36 videos)

Frédéric François Chopin (1810 – 1849)

  • The Best of Chopin (2 horas)
  • Chopin – Complete Nocturnes – Brigitte Engerer (2 horas)
  • La relajación Piano Music – Chopin (2 horas)
  • Chopin Classical Music Piano Nocturnes Studying Concentration (5 horas)
  • Chopin – The Best Nocturnes in 432 Hz – great for reading or studying! (1 hora)

Otras

  • Clair de Lune – Claude Debyussy (1 hora)
  • The Best of Mozart, Beethoven, Bach, Chopin. Music Piano (3 horas)
  • Music for Brain Power (1 hora)
  • Music for reading – Chopin, Beethoven, Mozart, Bach, Debussy, Liszt, Schumann (1 hora)
  • Music for studying : 2 horas non stop to concentrate, work and study (2 horas)
  • Piano Music for Studying, Concentrating, and Focusing (2 horas)
  • Play List Varias Canciones Clásicas – 432 Hz (22 videos)
  • Play List Varias Canciones Clásicas – 432 Hz (40 videos)
  • The Wonderful World of Classical Music: Great Piano Classics (1 hora)
  • The Best of Strauss (2 horas)
  • The Best of Schubert (2 horas)
Categorías
Idiomas

3 herramientas para aprovechar al máximo tu aprendizaje

Saber aprovechar lo que has aprendido es sumamente importante; y esto puede lograrse con mucha mayor facilidad hoy en día, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías. En esta ocasión, te presentamos algunas de las mejores herramientas en línea que pueden ayudarte a enriquecer aún más tu experiencia de aprendizaje.

Los profesores y los alumnos pasan años compartiendo sus experiencias y motivaciones en pos de la construcción del conocimiento. El tiempo, el dinero y muchas neuronas son necesarias para que esa construcción se realice de la mejor manera posible. De ahí que saber aprovechar esta oportunidad sea muy importante; y como hemos mencionado, hoy en día contamos con algunas herramientas en línea que pueden ayudar a los educadores y a los estudiantes durante esta jornada.

Para aprovechar aún más tanto lo que aprendes, como lo que enseñas; a continuación, conoce 3 herramientas en línea que serán de gran ayuda en tu educación:

1) Escribir y reflexionar

Escribir es una actividad muy gratificante. Nnos ayuda a reflexionar, cambiar pensamientos, expresar y canalizar la inspiración. En la educación, la escritura puede ser utilizada de maneras infinitas y muy útiles. Por ejemplo, puedes optar por escribir para recordar contenidos pasados o sobre los retos y logros de este año escolar; así como cuáles son tus expectativas para el próximo semestre. Para esta tarea, la herramienta que nosotros te recomendamos es Penzu. Un diario virtual gratuito, que guarda tus contenidos de manera segura y cifrada. Además, puedes personalizar la página, poner fotos (incluso de Flickr), y compartir estos textos por e-mail o por un enlace abierto.

Los idiomas del futuro
Los idiomas del futuro

2) Crear una comunidad

Los profesores y compañeros de clase juegan un papel muy importante en la vida de cualquier estudiante. Para aprovechar aún más esta relación, se puede crear una comunidad virtual en la plataforma SymbalooEDU. Esta plataforma permite que te comuniques con tus compañeros y que puedas organizar tus contenidos, además de garantizar un medio ambiente sano y protegido. La vivienda se divide en tres diferentes categorías; así mismo, la herramienta puede ser utilizada de forma gratuita o en opciones de pago, con más opciones de uso.

3) Mapa de aprendizaje

Imagina la cantidad de cosas que puedes aprender y enseñar todos los años, y no sólo en la escuela. Podría ser bastante, ¿verdad? Así, para que no te olvides de ninguna parte de los contenidos (y menos de los que consideras más importantes), puedes recordarlos de una forma divertida y personalizada, gracias a los elementos que nos facilita la plataforma Capzles, que permite crear líneas de tiempo interactivas. En ella, los profesores y los alumnos pueden añadir fotos, vídeos, audios y textos. Además, es posible compartir públicamente todo el contenido, para que más personas utilicen lo que has aprendido. Para aprender más acerca de cómo utilizar la plataforma, te recomendamos echar un vistazo a las instrucciones (en inglés) que se encuentran en el sitio.

Esperamos que puedas aprovechar estas 3 herramientas al máximo, y así, mejorar tu aprendizaje.

 

Categorías
Educación

5 maneras de vencer la pereza al estudiar

Muchas veces, apenas comenzamos a estudiar, la pereza nos invade. Este es uno de los principales de los estudiantes de universidad; quienes suelen buscar el más mínimo pretexto para procrastinar; no obstante, esto puede ser sumamente perjudicial para tus objetivos académicos. Si deseas conocer algunos métodos sencillos para vencer la pereza al estudiar, a continuación te presentamos 5 de ellos:

1. Comienza elaborando por escrito tus estrategias

Escribir tus planes en un cuaderno (y no en papeles dispersos y separados) es una gran manera de mantener el foco en algún objetivo. Así mismo, puedes escribir notas en tu tableta, smartphone u ordenador, siempre y cuando que dicha información sea efectivamente leída y revisada con frecuencia.

2. Utiliza el sueño como tu aliado y no como tu enemigo

Imagine la siguiente escena: has logrado despertar a las 9 de la mañana y has estudiado hasta mediodía. Almorzaste y después intentaste descansar un poco en el sofá, pero terminaste durmiendo toda la tarde y, cuando te diste cuenta, ya eran más de las 19 horas.

Situaciones como estas son comunes en la vida de muchos estudiantes. Pero es necesario recordar que no hay nada de malo en reservar periodos de sueño durante el día, como por ejemplo, en este momento después del almuerzo. El problema es cuando no existen límites para ello. Por ejemplo, nuestro estudiante imaginario pudo haber descansado y puesto el despertador para despertar dos horas después, con el fin de retomar los estudios.

3. Los fines de semana pueden ser reservados para el descanso, pero también para el estudio

“Nadie es de hierro y la carne es débil”, dice el refrán. Por eso, reservar los fines de semana para el descanso y el ocio es bastante saludable. Sin embargo, si es así, no olvides reservar algún momento para retomar tus objetivos de estudio, programar actividades; o bien, realizar alguna retroalimentación.

4. Ten en cuenta cuánto tiempo estudiarás diaria o semanalmente

Muchos candidatos comienzan a estudiar para un examen que aún no tiene edicto publicado y terminan por agotarse desde las primeras semanas o el primer mes. Sin embargo, si este tiempo no se utiliza teniendo por base un programa de actividades, servirá de muy poco. En este caso, la organización es fundamental.

5. Alimentar los sueños

Hay personas que se desempeñan mucho mejor (y otras que “pasan a funcionar” mejor) si tienen en cuenta sus objetivos. Para ello, puedes hacer una lista con tus sueños y metas, con el fin de que puedas observarlas todas las mañanas; algo que, sin duda, te ayudará a comenzar el día mucho más motivado. Así mismo, no menosprecies el consejo de personas que ya han pasado por esto y que te pueden decir cómo llegar a tu objetivo. Para alcanzar nuestros objetivos, sean cuales sean, siempre es importante recordar cuáles son nuestras motivaciones; a partir de ahí, será mucho más sencillo seguir el camino correcto. Y este, quizá sea, el consejo más eficiente a la hora de vencer la pereza.

Categorías
Educación

6 frases que nunca debes decir a un profesor

Mantener una buena relación con los profesores es importante para aprovechar al máximo las clases y tener una buena estancia en la universidad. Por ello, piénsalo dos veces antes de decir ciertas frases que no serán bien recibidas.

Para la mayoría de los alumnos el trabajo del profesor parece que comienza y termina en el aula. Se olvidan que requiere mucho estudio, investigación y preparación, para que la materia sea comunicada a los alumnos de la manera más clara posible. Algunas frases de los alumnos demuestran un completo desconocimiento sobre el trabajo de la retaguardia de los profesores y de alguna manera, parecen desvalorizarlo. En esta ocasión, hemos elegido algunas frases que son capaces de dejar a un profesor al borde de un ataque de nervios.

“¿Dio algo importante en la última clase?”

Esta pregunta peca de dos formas. Por un lado, vas a recordarle que faltaste a la última clase, por otro, olvidas que para los profesores toda la materia es importante. Así como los padres no pueden elegir entre los hijos, los profesores tienen dificultad en admitir que hay temas menos relevantes que otras. Si no lo consideran importante no se dedicarían a ello, ¿o sí?

“No me di cuenta que el trabajo se debía entregar hoy”

Si no te diste cuenta el problema es tuyo y va a seguir siéndolo, porque es probable que seas penalizado por esa falta de atención. A los profesores les gusta creer que los alumnos salen de sus aulas llenos de ganas de ir a casa a estudiar la materia y hacer los trabajos. Con esta frase vas a recordarle que aunque se esfuerza tanto en la preparación de las clases, sólo una minoría de los estudiantes lo tiene en cuenta y se interesa por su materia.

“¿Podría posponer la prueba porque ya tenemos otra marcado en la misma semana?”

Con 18, 19 o 20 años ya se tiene la obligación de saber organizar el tiempo para lograr dar respuesta a varias pruebas en la misma semana. En la universidad, el grado de dificultad es mayor, y debes acostumbrarte a ello.

“No entiendo porque me anuló la pregunta si es lo mismo que venía en el libro”

Es obvio que el profesor le anuló la respuesta precisamente por saber que es la misma que viene en el libro o manual. Sólo alguien con una memoria extraordinaria era capaz de memorizar fielmente un párrafo.

“No pude hacer el trabajo porque me quedé sin internet ayer por la noche”

A menos que se trate de un trabajo de casa pasado el día anterior, ni siquiera vale la pena probar esta excusa. Dejar un trabajo de cierta envergadura y que es determinante en la nota final de la asignatura, para hacer en la víspera, demuestra que todavía no te has dado cuenta de que estás en la universidad, donde los profesores esperan que te comportes como un adulto, y que sabes la importancia de planificar el trabajo.

“¡Aún no ha respondido al email que le envié ayer!”

La principal función de un profesor no es responder a los mensajes de correo electrónico de los alumnos, sino preparar las clases, revisar trabajos, buscar temas y nuevas fuentes de información. Los mensajes de correo electrónico se encuentran en el segundo o tercer plano. Y si son para aclarar dudas de la materia requieren de tiempo, lo que no se consigue todos los días. Si necesitas una respuesta rápida, es preferible abordar directamente el profesor y tratar de obtenerla en el momento. O preguntar si puedes pasar en su oficina. A los profesores les encanta que los alumnos les hagan preguntas, pero probablemente no por email.

Categorías
Educación

Rendimiento en los estudios: seis consejos para la salud del cuerpo y la mente

La rutina de cualquier estudiante, orientada a conseguir un lugar en la universidad, no es nada ligera. Y si eres uno de esos estudiantes que se preocupa por mantenerse al máximo, tanto en lo mental, como en lo físico; en esta ocasión te traemos 6 consejos esenciales aque te serán de gran ayuda:

1) Aliméntate de forma saludable

Estudios de la Escuela de Medicina de Harvard (Harvard Medical School) con investigadores del Brigham and Women’s Hospital revelan la influencia de los alimentos en el funcionamiento del cerebro.

El informe señaló que los que consumieron alimentos con mayor contenido de grasa saturada presentaron peor rendimiento en las pruebas de pensamiento y memoria.

En cambio, los que consumieron alimentos con cantidades moderadas de grasas saturadas tuvieron mejores resultados. Las conclusiones de los investigadores evidencian la necesidad de dar atención a los ingredientes del menú, incluso en medio de la rutina de estudios.

2) Mantente atento a tu estado de ánimo

El desánimo y la depresión pueden ocurrir presentarse durante tu rutina de estudios. Sin embargo, si estás atento a las señales de datos, en relación con tu estado de ánimo, puedes buscar formas de revertir los pensamientos negativos. Intenta mantener un buen sistema de apoyo. Esto es posible por medio de amigos, familiares y, si es necesario, recurre al auxilio médico.

3) Mantén un hobby

Esta es una de las mejores formas de desconectarse del mundo. Para ello, dedica algunos periodos de la semana para actividades como:

  • Ver películas y series.
  • Leer un libro que no tenga relación con los estudios.
  • Buscar aprender algo relacionado con las artes.
  • Matricularse en una clase de música, por ejemplo.

4) Practica ejercicios físicos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara: para mantener el cuerpo saludable, es recomendable practicar, al menos, 150 minutos de actividad moderada por semana, como senderismo.

Aunque pueda parecer mucho, esta cantidad representa poco más de 20 minutos por día. Otra posibilidad es practicar 75 minutos por semana de actividades de alta intensidad, como carreras, siempre que cuente con autorización médica.

Recuerda que para realizar cualquier actividad física, es recomendable, antes de todo, buscar orientación médica. Es con base en la edad y condiciones de salud que te será indicada la práctica más adecuada para tu caso.

5) Actividades para la relajación

Los que no son fans de los gimnasios o prácticas deportivas tradicionales, pueden recurrir a otras actividades que mantienen la mente más tranquila para el aprendizaje. Una de ellas es la meditación.

Según los expertos, la meditación es un momento reservado para la reflexión y el silencio. Su práctica ayuda al individuo a salir de la agitación y el ruido de la vida cotidiana para la búsqueda de la quietud de la mente.

El desplazamiento de atención de las tribulaciones del día a día contribuye a reducir el estrés. Esa sensación te ayudará a encontrar el equilibrio físico y emocional, algo muy importante para la salud.